Saltear al contenido principal

Hablo, Leo y Escribo – Por Edmundo Prieto Silva

El libro,con mayor razón que los perfumes y los confites, debe ser difundido, haciendolo portavoz de nuestros sentimientos, de nuestro espíritu en los gratos obsequios que realizamos (Luis Beltrán Prieto Figueroa)

Hay un concepto generalmente admitido que se da a la lengua, es que es «una institución humana con vida propia, que evoluciona al compás de los ritmos que se funden, entrecruzan y laten en la sociedad. Los conflictos y alianzas entre grupos de interéses distintos, los proyectos comunes y las interrelaciones que se establecen entre sectores, instituciones que se establecen entre sectores, instituciones e individuos en neologismos, modos de hablar y decir nuevos que dan vida a lenguajes específicos, los cuales constituyen las señas de identidad ora de un grupo social, ora de un ámbito territorial determinado. Cuando uno de estos lenguajes adquiere carta de ciudadanía, ello demuestra que sin duda la expresión más representativa y que mejor sintetiza las corrientes y sensibilidades culturales que bullen en la sociedad civil.» También se admite que la primera palabras escritas fue La Biblia, en verdad esta afirmación la he recogido de escritores de mucha altura intelectual en el campo de la enseñanza y es la que comparto. Los expertos en materia de lingüística y sobre todo los educadores primarios señala que el ser humano para comunicarse cuando tiene inicio de razón es hablando sea cual sea el lenguaje vociferando en el entorno en donde se desarrolla hay quienes dicen que aprendemos hablar primero que andar que caminar. Recuerdo que mi madre Carmen Catalina Silva Torcat de Prieto fue la que me enseñó a escribir y leer, me dijo una vez que aprendió a escribir y leer en su casa y no pudo continuar sus estudios debido a que la situación familiar la obligó a trabajar en los oficios del hogar y para ayudar a su hermano mayor en los trabajos para sus comercio. Pero me di cuenta e invidie su forma de escribir muy elegante y belleza de sus letras y la ortografía, cosas que en parte heredé pero que a esta edad admito que a pesar de mis estudios no he podido superar.
Hablar, lo podría sintetizar como la forma de articular, pronunciar,musitar, balbucir, decir, conversar, charlar. Yo uso un término muy común «de hablo y expreso mis palabras escritas».. Hay veces que me corrijo en mi forma de hablar de expresarme de comunicarme , lo que no admito es que los que se dan de eruditos me corrijan en público, lo veo como de mala educación y muchas veces, cuándo lo hacen es para ridiculizar y tratar de minimizar al contrario.. admito que ha veces cometemos errores ortográficos por ligereza en expresarnos .. errar es de humano, pero comparto con un gran didáctico, que esa forma de actuar de corregir en público es de mal gusto y Yo, lo considero de mala educación.. He sentido muchas veces que cuando expreso algo escrito o verbal y personas quienes le tenemos alta estima y consideración nos corrigen casi instantáneamente, en vez de tratar de corregirnos nos «dan una puñalada en el centro del corazón». Si agradezco que me corrijan pero de una forma muy pedagógica. Cuando hablo expreso mis opiniones y criterios para la difusión, análisis.. Siempre admito la crítica constructiva.. Para Hablar, me documento leyendo primero, para mi la lectura es una actividad casi parte de mi vida cotidiana. La gente ignora los maravillosos tesoros que los libros encierran, como diría el Maestro de Maestros Luis Beltrán Prieto Figueroa, «los alucinantes paisajes que por sus páginas-los libros- despliegan sus férricos matices capaces de conquistar a los buscadores de ocultas y lejanas maravillas…»Los contenidos de los libros debemos difundirlos, para dar a conocer los excelentes y para advertir también a los lectores los que creemos que son malos y de esa manera hacerlo llegar por diferentes medios la difusión de los mismos a las diferentes manos, sobre todo a los que no están en capacidad de adquirir y tienen el deseo de leer. Desde mi hogar de la mano de mi madre, luego en la escuela, liceo, universidad, en el trabajo cultive el hábito por los libros por la lectura y luego sabiendo medio escribir respondo y expreso mis ideas y pensamientos. El porque escribir? Antes de poder hablar y poder Escribir me sumerjo en la lectura.. Escribir es para mí una manera de expresar mis ideas, mis pensamientos y también las críticas constructivas.. Es un deber ineludible que llevo en la sangre en la mente herencia de mi madre que me enseñó con cariño y devoción maternal para luego, repito divulgar en pensamientos y palabras escritas. Finalmente concluyo como inicie estás palabras escritas con pensamientos del Maestro de Maestros Luis Beltrán Prieto Figueroa ‘… El libro, debe servir como estímulo para la lectura, camino insuperable para el aprendizaje, por la estabilidad y permanencia y la forma fácil de brindar a los que buscan en los Libros las ideas que han hecho la historia y la continuará haciendo …».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

6 + cinco =