Saltear al contenido principal
¿Y Ahora Qué Viene? – Por José Luis Morales

¿Y ahora qué viene? – Por José Luis Morales

Afortunadamente se hizo caso al clamor popular y por petición de la Fracción Parlamentaria 16 de Julio, la Asamblea Nacional venezolana, aprobó el Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca, TIAR. Lo celebramos.  A contribuir  con el cese de la usurpación y podamos avanzar hacia la transición. Esperamos accionar en este sentido. Este tratado, consiste en Un Pacto de Defensa Mutuo entre Naciones firmado hace más de 70 años en la República Federativa del Brasil después de la culminación de la Segunda Guerra Mundial. Ahora, podemos dejar sin efecto, el retiro de Venezuela en el año  2013, y solicitar la reinserción al Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca.
 Debemos perfeccionar todos los pasos necesarios y en corto plazo, para materializar nuestra aprobación al importantísimo pacto, ante el Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos OEA, para lograr la cooperación de países que decidan formar una fuerza de coalición internacional, para el restablecimiento de la paz  y normalidad democrática, que no puede esperar mas, debido al informe de las Naciones Unidas sobre los Derechos Humanos, sobre Venezuela, el cual no deja margen a la duda. Nos obliga a no desviarnos de la Ruta de Coraje, para sacar éste  régimen del poder,  sin diálogos y sin concesiones.
Es un paso importante aprobar reincorporación al TIAR, pero no es suficiente, debemos seguir insistiendo ante la comunidad internacional, en aplicar el concepto de responsabilidad de proteger a la población con base en  la magnitud de la crisis humanitaria y ante el parlamento venezolano en la aprobación del artículo 187-11 de la Constitución  de la República  Bolivariana de Venezuela, para autorizar el empleo de misiones militares venezolanas en el exterior o extranjeras en el país, el cual no se ha podido concretar. No queremos ver más destrucción en el país.
Requerimos a nuestros aliados internacionales, insistir en la presión diplomática y económica, ya que el tema venezolano es un asunto de interés mundial, es geopolítica. Maduro y sus cómplices no van a entregar la autoridad sólo porque la sociedad lo demande, hay que arrebatárselos, para restaurar la Democracia y el camino a la Libertad y prosperidad que desea nuestro pueblo.
Era cuestión de horas, una verdad cantada, ya  estábamos al tanto  que la Sala Constitucional del TSJ madurista, declararía nulo acuerdo de la Asamblea Nacional,  donde se aprobó la  reincorporación de  Venezuela al TIAR. Ahora, quien explica, si la Asamblea Nacional está en desacato,  como es que el TSJ declara nulo un acuerdo emanado de esa institución. Y si continúa en desacato, porque Maduro se enfureció tanto, hasta el punto de expresar que es un acto hostil a la soberanía Nacional,  y desde ya apunta contra los diputados  y la propia Asamblea Nacional.
No podemos cruzarnos de brazos ante la inmensa tragedia de los venezolanos, cuando tenemos una diáspora  de más de cuatro millones de personas en seis meses, cuanto más debemos esperar, para darnos cuenta que viene ahora, para seguir PA’LANTE.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

9 + 8 =